sábado, 2 de mayo de 2015

Un Largo Relato de una Historia Truncada (Truncada por un Chambre) Parte IV

El papá de mi "adorada" mandó a llamarnos con la sirvienta y pues, nos tuvimos que ir hacia adentro; llegamos a la sala donde el señor (quien se tomaba un café), me dijo que saldría en unos minutos hacia El Congo y que me podría dar un "aventón" si es que yo iba ya de regreso a Armenia, pues de ahí, yo podría tomar una camioneta hacia "La Junta" (de las que iban para San Salvador) o ¿quizás hasta alcanzaba a agarrar la última de "La Vencedora" que iba hacia Sonsonate, pasando por la orilla del Lago de Coatepeque?
Le respondí que aceptaba el "aventón", (aunque en realidad, no me quería ir de regreso sino que me quería quedar ahí, unos minutos mas, unas horas, unos días, unos meses...¡a vivir del todo!)

Mi "adorada" preguntó si podía ir ella, en eso, su hermanita dijo: ¡papá, yo quiero ir también!, ¡yo también! dijo su hermano menor, entonces, el señor no tuvo mas alternativa que aceptar y con un...¡si quieren ir, vámonos ya, porque no voy a esperara a nadie!

Las 2 "bichas" se fueron rápidamente a su cuarto y el hermanito, salió de la sala, camino al pick up a agarrar puesto, la mamá de mi adorada , al verlo pasar por donde estaba ella, cortando las hojas secas de las flores que tenía sembradas en aquel arriate grande, le preguntó ¿adonde iba?, aquel le respondió que iría junto a sus hermanas a acompañar a su papá a hacer un mandado a El Congo. ¡Cómo que van todos!, ¿y yo qué soy de palo? -preguntó ella-, enseguida se sacudió las manos para liberarse del polvo, se las enjuagó con el agua de un pequeño guacal de metal, secándoselas rápidamente en su delantal color celeste con vivos rojos, agarró la palita y unas tijeras de jardinería que tenía arrimadas a una mata de rosas, y se fue directamente a la sala, adonde estaba el jefe de familia.

Yo me sentí un poco "ahuevado" porque pensé que se pondrían a discutir y quizás hasta pelear, en eso, salió mi "adorada" luciendo una impresionante blusa escotada color rosado "Pasadena" con un letrero en color negro en el idioma Inglés que leía: "I love you to love me!" ("¡Amo que me ames!", -según aprendí muuuchos años después-), su parte inferior adornada con unos jeans bastante apretados en color blanco, sus bellos pies embellecidos con unas sandalias de cuero color blanco que le hacían juego a sus lentes oscuros con aros redondos y grandes de color blanco, que en conjunto daban una imagen muy cosmopolita a mi "adorada", y de manera súbita, ella, ¡me pidió que la besara!

Justo acabábamos de darnos un prolongado (y sabroso) beso, cuando aparecieron los señores, de la mano, mas precisamente del brazo. La señora se dirigió a mi adorada con un: "hija: ¿por qué no se sientan en sus lugares correspondientes dentro de la cabina?, ante lo que ellos 3 dijeron casi al mismo tiempo... no mami, aquí nos queremos ir hoy; ¿ahí atrás?; ¡si mami, aquí nos queremos ir los 4 -respondió mi "adorada"-; bueno pues, está bien -dijo la señora-, pero favor asegúrate que tus hermanitos se porten bien, que no saquen las manos, que no vayan saltando, que no se muevan y que vayan cerca a la cabina"; mi "adorada" asintió con un "si mami, yo los voy a cuidar". 

Salimos rumbo a El Congo y al agarrar la carretera, aquello era una cosa bella, alegre en la cama de ese pickup, nos fuimos por la calle que ahora se conoce como "calle vieja", entre medio de aquellos cafetales y árboles grandes que le daban frescura al ambiente y llenándolo de aire puro; la fresca brisa de la tarde arremolinaba el bello pelo de mi adorada quien se veía esplendorosa, vibrante, alegre y yo, bien orgulloso, bien contento, bien esperanzado y seguíamos, por aquellos parajes y lugares hermosos hasta que casi llegando a El Congo, el señor bajó de velocidad al vehículo al pasar por una ramada en la que vendían fruta y le preguntó a una señora que estaba ahí, por su marido; ella le respondió que lo estaba esperando en la casa y para allá nos fuimos.

Llegamos al lugar, era una casa de ladrillo y techo de "duralita" en la que había una pequeña tienda, al nomás estacionarnos, los chuchos que estaban en el patio, empezaron a ladrar, alertando a las personas que vivían en ese lugar y mi "suegro" al bajarse, dirigiéndose a nosotros dijo: "esperen a que amarren a los chuchos antes de bajarse, ¡porque estos son bien bravos!" y se metió al lugar.

Salió a los minutos, indicando que metería el pick up al lote vacío que estaba a la par y que nos barajamos nosotros para entrar a la casa, aunque ¿yo no sé si usted se quiera ir ya? -me dijo-; voltee a ver a mi "adorada", quien con una mirada triste y cara de poca resignación, me indicaba que no me fuera por lo que le respondí al señor que me quedaría un poco mas y que me iría por la vía de "La Cuchilla" (que ahora se conoce como Lourdes). El, al ver la alegría y aceptación de mi novia ante mi respuesta, accedió y aceptó que así fuera; ¡me quedé un rato mas!

Nos bajamos y entramos a la casa aquella en la que la única cosa que había de entretención, era un pequeño televisor que seguía mostrando el programa "Juegue Ría y Gane", porque había una buena tandalada de bichos y bichas viéndolo y que habían pagado 1 centavo cada uno/a para entrar y poder ver televisión. Como ese cuarto que servía de tienda, de sala, de comedor, etc,. estaba atiborrado, los señores se fueron al corredor que estaba en la parte de afuera de la casa a hacer su negocio y a platicar de sus cosas, ante lo que le sugerí a mi adorada que nos saliéramos y fuéramos a dar una vuelta por ahí... ella se encaminó adentro de la casa a pedirle permiso a su papás, saliendo en cuestión de 2-3 minutos con un billete de 1 colón (nuestra bella moneda que un estúpido ex-presidente, nos cambió por el "dolor"), ya que ella, le había pedido pisto a su papá para ir a comprar unas minutas que vendían por ahí cerca y nos fuimos los 4. 

Al regresar a la casa aquella, ya los señores estaban listos para irse de regreso, en eso, en lugar de despedirme, le pedí al señor que me permitiera irme de regreso con ellos pues yo, no solamente no tenía dinero para el pasaje de regreso, pues iba a visitar a mi papá y precisamente pedirle dinero a él, además que quería estar mas tiempo con mi "adorada" pues como yo vivía tan lejos, quería aprovechar las pocas oportunidades que teníamos de estar juntos. El señor volteo a ver a su esposa, después a mi adorada, otra vez a su esposa y con una mirada que yo interpreté de "respeto", solamente apretó sus labios en forma de sonrisa y con la cabeza asentó; mi adorada apretó mi mano fuertemente y yo, me sentí muy contento al estar ya arriba de pickup, de regreso para Santa Ana.

A todo esto, ya iban a ser las 5 de la tarde; durante el viaje de regreso, mi adorada iba callada, muy callada, ante lo que se me ocurrió preguntarle ¿el por qué?

- Es que, ¡no lo puedo creer!

- ¿Qué es lo que no puede creer?

- No puedo creer, como mi papá, con esa facilidad, lo acepta a usted...

- No amor, no es que me acepte a mi, lo que hace es complacerla a usted y así, agradar a su mamá;

- ¿Como?, no lo entiendo,

- Lo que pasa amor, es que su papá se da cuenta que usted se siente bien conmigo y que su mamá está contenta de verla a usted feliz, tranquila, conmigo y pues, su papá aprecia eso y no le parece mala idea que dos de sus mujeres favoritas, estén bien y contentas...

- Si pero viera como es mi papá, no dejaba que ni siquiera alguien se me acercara, mucho menos que llegara a mi casa, una vez le hablé de un muchacho y mi papá, solamente me dijo: ¡dejalo hija porque ese es un "mamarracho"; yo me quedé sorprendida que él ya sabía, ya lo conocía y sabe una cosa?, mi papá tenía razón pues, unos días después de haber "quebrado" con él, salió la bulla en el colegio que había embarazado a una compañera mía y quizás era cierto porque ella ya no fue a clases.

- Para que vea que tengo razón, por eso es que su papá se comporta así conmigo, el sabe que yo soy de confiar...

- Si, por eso vi como se le quedó viendo él ahora, con esa mirada de "confianza"...

- No, amor, ¡esa fue mirada de "respeto"!

Y seguimos hablando sin darnos cuenta que estábamos ya enfrente de la casa, cuando el papá de mi adorada se bajó a quitarle llave al portón y yo, a empujar esa vaina que estaba bien pesada, ¡la hijae' la maceta!

Ya en la casa, mi adorada se metió a su cuarto por unos minutos y cuando salió, ya no usaba aquel jeans apretado color blanco sino que una falda color negro y una blusa manga larga -tipo suéter- sin cuello, color amarillo oro, se veía...¡fantástica!

Oigamos música -dijo ella- y agarrándome de la mano, me invitó a sentarnos en el suelo de ladrillos color rojo y verde de la sala de la casa, a ver cual disco pondría para escuchar. Me sorprendió que tenían muchos discos, varios era de sus padres pues contenían música instrumental como de Paul Muriat, de Ray Coniff, de Tijuana Brass, tenían también de Elvis, de la Billo's, de los Beatles y por supuesto habían algunos de música mas reciente (que eran los que mi adorada y sus hermanos, les pedían que compraran), por ejemplo tenían de Los Juniors, de Hielo Ardiente, de Bread, the Jacksons' 5, the Simon and Garfunkel, de Osmond Brothers, de Los Hermanos Flores y pues, decidimos escuchar música  romántica que ella prefirió, agarramos el de Bread y a...¡transportarnos se ha dicho! a escuchar y cantar, (¡según yo!), al terminar ese disco, puso uno de Osmond Brothers, después uno de Jackson's 5, después quien sabe cual y en eso, empezó a sonar el "guitarreo" de una canción, con el que mi adorada saltó del suelo de manera súbita, me agarró de las dos manos y me ordenó...¡bailemos esta canción que me fascina!

Sin cuestionar su decisión, yo me puse de pie, ella se fue al tocadiscos para poner la canción desde el principio y me dijo: ¡bailemos esta canción como si fuera nuestra primer participación para ganar un concurso de baile!

Yo sin tener la mas mínima idea del ¿por qué? decidí obedecerle y mentalmente preparé mi humanidad para presentar lo mejor de mí, ante aquel "jurado" de este importante "concurso" y ¡le dimos con todo!

Bailamos esta bella canción que ahora traiga para que usted la escuche y que por medio de ella, visite esos momentos, en ese instante de la vida del Monsiour y su adorada, cuando al verla, en ese momento mas que nunca ella era la mas bella VENUS del Monsiour y de esta manera tengo la esperanza que al escuchar esta canción, tal vez, usted se recuerde de algo bonito también.

Espero le guste esta canción: 



video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Salí de la "Tierra Linda" en 1979 y siempre soñé y añoré con regresar y ver a la gente querida y a los lugares que me vieron hacer muchas cosas allá hace muchos abriles ya...