sábado, 5 de octubre de 2013

Roosemberth Palacios - Joven Armeniense Pone en Alto a Armenia

Cipotada chula,

Un día de esta semana, apareció esta nota en un diario norteamericano, referente a un talentoso joven armeniense el cual, con su talento, habilidades e inteligencia ha logrado sobresalir en campos del estudio a nivel universitario, al grado que este diario fue directamente a nuestra ciudad para entrevistar y visitar el entorno dentro del cual este apreciable joven se desenvuelve.

Felicidades y gracias querido jovencito, por favor siga así, adelante, adelante, usted tiene todo el horizonte para conquistar muchas glorias y satisfacciones para usted y para nuestra querida "Tierra Linda".

En vista que como bien nacidos/as armenienses, estas son las noticias que nos agradan, que nos gusta y que queremos que se propaguen y se den a conocer, también como respuesta humilde de mi parte para reconocer y agradecerle a Roosemberth por su loable desempeño, me he tomado la libertad de publicar dicha nota que está en inglés, así como traducirla (en mi capacidad) al español para que sirva como muestra de mi agradecimiento a dicho joven y un motivo de orgullo para usted, querido/a hermanito/a que lea esta nota; aquí está (mi traducción está en la parte inferior):



Latin America becoming fertile ground for online university courses

Published: October 2, 2013 

Roosemberth Palacios, 16, says he aced a difficult engineering course offered online by a professor from the Massachusetts Institute of Technology. Palacios lives with his family in Armenia, El Salvador. (Tim Johnson/MCT)
 — Roosemberth Palacios sports braces on his teeth and a curly mop of hair. At 16, he finds high school boring. So after school, he logs onto his computer and hunts for challenges.
He’s found them in difficult online courses offered by professors at Stanford University and the Massachusetts Institute of Technology.
He says he’s aced a course called “Machine Learning” by hotshot Stanford professor Andrew Ng, scoring a perfect 100. And he took a sophomore-level course by MIT professor Anant Agarwal called “Circuits and Electronics,” tallying 91 percent.
To patch up some weakness he saw in his own math skills, he took a course, “Numerical Analysis,” offered online by the Ecole Polytechnique Federale de Lausanne in Switzerland. The class was in French.
The world of massive open online courses, or MOOCs, is roiling academia at universities in the United States, where they are labeled either the future or the downfall of higher education.
A few superstar professors pull in upward of 10,000 students around the globe into free, or nearly free, courses. But others perceive the courses as a dangerous fad that will shrink faculties, turn existing professors into glorified teaching assistants and replace meaningful classroom discussion with message boards and student-led forums.
Lost in the debate about online learning, however, is its impact in far-flung regions of the globe, places like the electrical engineering department at the University of El Salvador and the modest walk-up apartment of the Palacios family, above the medical clinic of Dr. Roberto Palacios Navarro, Roosemberth’s father.
“At school, he hardly studies. He just shows up and takes the exams,” Palacios said of his son. But it isn’t for lack of ambition. “He wants to learn,” he said.
Added the son: “I don’t like simple things.”
That is evident within minutes of arriving at the open-air, tile-floor home, where the teenager shows off a workbench where he solders circuit boards and flips through the pages of his own proposal to build an unmanned helicopter.
Because of his knack for acing tests, Roosemberth was selected more than a year ago to take part in a gifted students program at the University of El Salvador, in the capital, San Salvador, some 20 miles to the east of this town. It was at that program where he heard a talk by Carlos Martinez, an electrical engineering professor and strong advocate for online courses. The teenager signed up for the “Circuits and Electronics” course.
He had to go to an Internet cafe a block from his home to hear the lectures by Agarwal, who is president of edX, a nonprofit consortium set up in 2012 by MIT and Harvard that has offered 72 courses online.
“Sometimes I had to stay up very late. I’d tell myself, ‘It’s worth losing a little sleep over,’” the adolescent said.
But he was excited by the courses.
“They’ve been really worthwhile because I’m learning things I don’t learn in school and that I don’t think they even teach in the university here,” he said. “For instance, we don’t learn artificial intelligence here. We don’t have labs for it.”
U.S. academics who offer online courses say the ability to reach undiscovered bright students in the developing world is one of the benefits of online learning.
“Nobody would disagree that, by and large, intelligence and ability are distributed equally around the globe,” said Armando Fox, a computer scientist at the University of California, Berkeley, and director of a lab there studying online courses. “It’s in everyone’s best interest to find and cultivate that talent.”
Fox said online courses also have the effect of “raising the bar” for university professors, many of whom have ambivalent reactions to online courses.
“You look at another person’s lecture and you think, ‘Wow! That person has a really great technique or ideas. Can I emulate that?’” Fox said. “The other way is to say, ‘Uh oh, I’m in trouble because the other teacher is making me look bad.’”
That tension exists at the University of El Salvador, this nation’s largest public university, although with an ideological overlay. Some see the online courses, which are offered mainly by edX and two for-profit entities, Coursera and Udacity, as an encroachment on regional academic autonomy.
“There are those who see this as a ‘Yankee invasion,’” said Martinez, the crusader for online courses at the electrical engineering department.
Since early 2012, Martinez has convinced scores of students and a handful of faculty to take online courses. He said the professors have been impressed by some of the teaching techniques in the MIT “Circuits and Electronics” course.
“It comes at you faster. They tell you in 50 minutes while our own courses last 100 minutes,” Martinez said.
Online courses increasingly are offered in different languages, including Spanish, French and Chinese. Technology helps ease the burden for Spanish speakers of understanding lectures in English. Most lectures have subtitles. A Google translating tool for simultaneous translation can also be used.
Already, the impact of online courses is rippling across Latin America.
“Approximately 10 percent of the 1.3 million people on the edX platform come from Latin American countries,” Dan O’Connell, a spokesman for edX, wrote in an email from Cambridge, Mass., the consortium’s headquarters. They come not only from populous countries like Brazil and Mexico, but also places such as Haiti, Belize and Uruguay, he added.
In El Salvador, students with better English skills chip in to post questions to a global student forum for each course, seeking clarification of material they have not understood well.
“It helped that we had previous knowledge of the subject. So if a word was badly translated, you still get the gist,” said Josue Arana, a 25-year-old senior electrical engineering major.
“These students got into these courses enthusiastically,” said Jorge Zetino Chicas, an engineering professor and photovoltaic systems expert. Part of the reason is that teaching styles differ. “We teach from textbooks. They (MOOC professors) apply what they teach. This helps with understanding.”
Mauricio Rodriguez, an engineering student, cracked a grin while telling of an MIT professor’s experiment for an online “Electricity and Magnetism” course he took.
“The professor attached electrodes to a cucumber and you could see the cucumber burn,” Rodriguez said. It was better than any textbook description of the principle under discussion, he added.
The university offers no credit for the online courses, but students covet the prestige of a certificate for a completed course from MIT or other renowned institutions.
Word of the online courses has spread to students outside of the sciences and engineering.
Nahiely Mendoza, 24, who graduated with a law degree in December, said she looked over the online listings and grew excited.
“I wanted to take ‘Intellectual Property,’ but I got in too late. So I signed up for ‘Justice’ by Professor Michael Sandel,” Mendoza said, referring to a Harvard professor who’s hugely popular course deals with justice, equality and democracy.
“I felt it was much harder than our university courses,” Mendoza said. “I was used to classes that were more controlled by the professor.” But the online course had study groups with people from all over the world. She was hooked and has just signed up for two more, one on globalization and another on 20th century ideas, both offered through edX from the University of Texas at Austin.
“I’m entertained by studying,” Mendoza said.

(Traducción al español)

América Latina se está convirtiendo en 

campo fértil para los cursos 

universitarios en línea

Publicado: 2 de Octubre, 2013



Roosemberth Palacios,  de 16 años, dice que el resolvió un curso de ingeniería ofrecido en línea por un profesor del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MCT). Palacios vive con su familia en Armenia, El Salvador. (Tim Johnson/MCT)

Por Tim Johnson — Grupo de trabajo extranjero McClatchy

ARMENIA, EL SALVADOR — Roosemberth Palacios con sus dientes con frenillos deportivos y un pelo rizado. A sus 16, el encuentra aburrida la escuela. So, después de la escuela, se pone enfrente de su computadora y busca retos.

Él los ha encontrado esos retos a través de cursos difíciles ofrecidos en línea por profesores de la Universidad de Stanford y el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Dice que ha completado un curso llamado “Aprendiendo Máquinas” (Machine Learning) del profesor “estrella” Andrew Ng de Stanford, con una calificación perfecta de 100. Y tomó un curso de nivel medio-alto del profesor Anant Agarwal del MIT, llamado “Circuitos y Electrónica” (Circuits and Electronics), obteniendo 91 porciento.

Para solventar algunas debilidades que vio en sus propias habilidades matemáticas, él tomó un curso “Análisis Numérico” (Numerical Analysis), ofrecido en línea por la Escuela Politécnica Federal de Lausanne en Suiza (Ecole Polytechnique Federale de Lausanne in Switzerland). La clase fue en francés.

El masivo mundo de cursos en línea, o “MOOCs”, es una mezcla de universidades en los Estados Unidos, donde están catalogadas como el futuro o la caída de la educación superior.

Unos profesores superestrellas halan un creciente número de unos de 10,000 estudiantes al rededor del globo hacia cursos gratis o casi gratis. Pero otros perciben los cursos como una moda peligrosa que encogerá facultades, convirtiendo a profesores actuales en asistentes de enseñanza glorificados y reemplazará a las discusiones con esencia de los salones de clases, en portales de mensajes y foros liderados por estudiantes.

Perdido en el debate sobre el aprendizaje en línea está empero, el impacto en regiones lejanas y remotas del globo, lugares como el departamento de ingeniería eléctrica en la Universidad de El Salvador y el modesto apartamento de la familia Palacios, en la parte superior de la clínica médica del Dr. Roberto Palacios Navarro, padre de Roosemberth.

“En la escuela, a penas estudia. El solamente se presenta para hacer los exámenes” dice Paredes de du hijo. Pero no es por falta de ambición. “Él quiere aprender”, dice.

Agrega el hijo: “no me gustan las cosas simples.”

Eso es evidente a los pocos minutos de llegar a la casa de cielo abierto y piso de ladrillo, donde el jovencito se jacta de su banca de trabajo donde suelda circuitos y manosea a través de las hojas de su propia propuesta de construir un helicóptero sin piloto. 

 Debido a su inclinación hacia las pruebas difíciles, Roosemberth fue seleccionado hace más de un año a tomar parte en un programa para estudiantes talentosos en la Universidad de El Salvador, en la capital San Salvador, unas 20 millas (39 kilómetros) al oriente de su ciudad. Fue en ese programa donde el escuchó una plática de Carlos Martínez, un profesor de ingeniería eléctrica y fuerte promotor de los cursos en línea. El jovencito se inscribió al curso de “Circuitos y Electrónica” (Circuits and Electronics).

Él tiene que ir a un cibercafé a una cuadra de su casa a escuchar las lecciones de Agarwal, quien es el presidente de edX, un consorcio no lucrativo establecido en 2012 por el MIT y la Universidad de Harvard que ha ofrecido 72 cursos en línea.

“Algunas veces tengo que quedarme despierto hasta bien noche. Me digo a mi mismo, vale la pena perder un poco de dormir”, dice el adolescente.

Pero es que estaba entusiasmado con los cursos.

“Estos cursos han sido realmente valiosos porque estoy aprendiendo cosas que no se aprenden en la escuela y que incluso no creo que las enseñen en la universidades de aquí” dijo. “Por ejemplo, aquí no hay clases de inteligencia artificial. No tenemos laboratorios para eso.”

Académicos en EEUU que ofrecen cursos en línea dicen que la habilidad de llegar a estudiantes brillantes no descubiertos en el mundo en desarrollo, es uno de los beneficios del aprendizaje en línea.

“Nadie contradiría eso, por mucho, la inteligencia y habilidad están distribuidas igualmente al rededor del globo,” dijo Armando Fox, un científico en computación en la Universidad de California, Berkeley, y director de un laboratorio donde se estudia cursos en línea. “Es para el mejor interés de todos encontrar y cultivar ese talento.”  

Fox dijo que los cursos en línea también tienen el efecto de “levantar el nivel” para los profesores universitarios, muchos de quienes tiene reacciones ambivalentes sobre los curso en línea.

“Usted estudia la lección de otra persona y piensa, ‘¡Puya! Esa persona tiene realmente una gran técnica o ideas. ¿Podría emular eso?’” dice Fox. “La otra manera es decir, ‘A… la, estoy en problemas porque el otro profesor me está haciendo lucir mal.”

Esa tensión existe en la Universidad de El Salvador, la universidad más grande de esta nación, empero con una inclinación ideológica. Alguien ve a los cursos en línea, los cuales son ofrecidos principalmente por edX y dos entidades no lucrativas, Coursera y Udacity,  como una intrusión en la autonomía académica regional.  

“Están aquellos que ven esto como una ‘invasión yankee,’” dijo Martínez, el activista para los cursos en línea en el departamento de ingeniería eléctrica.

Desde principios del 2012, Martínez ha convencido a muchos de estudiantes y a un puñado de maestros a que tomen cursos en línea. Él dijo que los profesores han quedado impresionados con algunas de las técnicas de enseñanza en el curso “Circuitos y Electrónica” (Circuits and Electronics) del MIT.

“Se te viene más rápido. Ellos te dicen en 50 minutos lo que nuestros cursos toman 100 minutos en explicar,” dijo Martínez.

Los cursos en línea son constantemente ofrecidos en diferentes idiomas, incluyendo Español, Francés y Chino. La tecnología ayuda a aliviar esa carga para los hispanoparlantes de entender lecciones en Inglés. La mayoría de lecciones llevan subtítulos. También se puede usar una herramienta de Google para una traducción simultánea.
El impacto de los cursos en línea ya está cruzando a toda América Latina.

“Aproximadamente el 10 por ciento de 1.3 millones de personas en la plataforma de edX viene de América latina,” escribió un representante de edX en un email desde la casa matriz del conglomerado en Cambridge, Mass. Ellos vienen no solamente de países muy poblados como Brasil y México sino que también de lugares como Haití, Belice y Uruguay; añadió.

En El Salvador, los estudiantes con mejor habilidades en Inglés participan colocando preguntas a un foro global de estudiantes para cada curso, buscando clarificación o material que no hayan entendido bien.  

“Ha ayudado el hecho que hemos tenido conocimiento previo del sujeto. De manera que si una palabra es traducida erróneamente, aun así usted puede agarra el hilo al asunto,” dijo Josue Arana, de 25 años de edad, un estudiante de la carrera de ingeniería eléctrica.
“Estos estudiantes se inscriben a estos cursos muy entusiasmados,” dijo Jorge Zetino Chicas, un profesor de ingeniería y experto de los sistemas  fotovoltaicos. Parte de la razón es que los estilos de enseñanza difieren. “Nosotros enseñamos con los libros. Ellos (profesores MOOC) aplican lo que enseñan. Esto ayuda a entender.”

Mauricio Rodríguez, un estudiante de ingeniería dejó entrever una sonrisa cuando contó de un profesor del MIT, conduciendo un experimento en línea de “Electricidad y Magnetismo” (Electricity and Magnetism) de un curso que el tomó.

“El profesor adjuntó electrodos a un pepino y se podía ver al pepino achicharrarse,” dijo Rodríguez. Fue mucho mejor que cualquier descripción en un libro del principio bajo discusión, agregó.

La universidad no ofrece crédito por los cursos en línea, pero los estudiantes ansían el prestigio de un certificado por un curso completo del MIT o de otras instituciones de renombre.

La voz acerca de los curso en línea entre los estudiantes se ha propagado afuera de las ciencias e ingeniería.

Nahiely Mendoza, de 24 años quien se graduó con un título de leyes en Diciembre, dice que ella buscó en los listados en línea y que se entusiasmó.

“Yo quería tomar ‘Prpiedad Inteletual, ‘pero es demasiado tarde. De tal manera que me inscribi en el curso ‘Justicia’ del Profesor Michael Sandel,” dijo Mendoza, refiriéndose al profesor de Harvard cuyo largamente popular curso trata de justicia, igualdad y democracia.

“Sentí que era más pesado que los cursos de nuestra universidad” dijo Mendoza. “Estaba acostumbrada a clases que eran más controladas por los profesores.” Pero el curso en línea ha tenido grupos de estudio con personas de todo el mundo. Ella se enganchó y se ha inscrito para dos más, uno por globalización y otro por ideas del siglo 20, ambos ofrecidos a través de edX de la Universidad de Texas en Austin.

“Estoy entretenida por el estudio.” Dijo Mendoza.

Lea más aquí: http://www.mcclatchydc.com/2013/10/02/203973/latin-america-becoming-fertile.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.mcclatchydc.com/2013/10/02/203973/latin-america-becoming-fertile.html#storylink=cpy

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Salí de la "Tierra Linda" en 1979 y siempre soñé y añoré con regresar y ver a la gente querida y a los lugares que me vieron hacer muchas cosas allá hace muchos abriles ya...