domingo, 14 de septiembre de 2014

Esto, Es Muy Difícil

Cipotada chula,

¡De verdad que es difícil, muy difícil!

Difícil es obviar, pretender olvidar aquellas cosas que sucedieron y que, por alguna u otra razón, quedaron en nuestra memoria, en nuestra mente, en nuestro recuerdo, es decir... en nuestro interior y están ahí, siguen ahí vibrantes algunas, punzantes otras, tristes unas, alegres las mas, malas algunas, buenas la mayoría pero al fin, propias, genuinas, memorables para bien o para mal.

Era precisamente para estas fechas que se celebra la famosa e invisible "independencia patria", es decir, el mes de septiembre del año cuando yo cursaba el quinto grado en la GRAN Escuela Nueva de Varones (mas conocida como "La Escuelita") de mi pueblo, cuando Nelson, mi primo me llevó a Sanzívar para ir a dar un vacile.

Recuerdo que aquel me había prometido en una ocasión anterior que el había llegado al pueblo, llevarme al cine, pues yo, nunca había entrado a ver una película a uno de la capital. Llegamos a la Terminal de Occidente, tomamos un urbano de la Ruta 4, luego uno de la Ruta 29 y llegamos al centro de San Salvador; vamos a ir a ver la película "El Espía del Sombrero Verde" que la protagonizan Robert Vaughn y David McCallum, en el mas nuevo cine de El Salvador, el "Grand Majestic", me dijo mi primo. Uta, ¡que chivo! -dije yo- y me alegré muchísimo. 

En el camino al cine, íbamos pasando por unas tiendas y cabal, al pasar por una que vendía relojes, radios, televisores, licuadoras y otras cosas del hogar, estaba sonando una canción que a mí, me llegaba mucho y que sabía que le gustaría a la "bicha" allá en el pueblo, a quien yo le estaba entregando todas mis miradas y pensamientos, era esta bella melodía que el grupo "Los Intocables" había recientemente grabado y que estaba pegando golpe. 

- ¡Hey esa canción está bien "tronco"!, ¿verdad, Nelson?
- Si, está buena pero no digás "tronco", se dice "trozo" -me dijo aquel-
- ¡Achís, allá en el pueblo todos decimos así!
-, Si, pero aquí estás en la capital, no andés con "bayuncadas"
- Vaya pues, perdoname hombre, no te quise ofender...
- Ja, ja, ja, ja... "pachito estaba"... no te enojés papá, y vení, te voy a comprar el disco.

Entramos a la tienda, aquel sacó los 2.15 colones que valía el disco de 45 RPM, la joven que atendía la tienda me lo puso en una bolsa de papel fino y bien contento, nos fuimos para el cine.

La película comenzaba como a eso de las 5 y media de la tarde y cuando terminó, nos fuimos para la casa del primo. Al día siguiente, tempranito estaba yo ya jode y jode a Nelson para que me llevara al pueblo pero aquel, me decía que no tenía ganas y que me quedara otro día. Como yo quería ir a presumir el disco con la bicha aquella, insistía e insistía hasta que Nelson le dijo a Mario (su hermano menor), que me llevara él. Mario aceptó gustoso (pues le gustaba andar "jodiendo" conmigo) y así fue como nos fuimos para la bella Armenia.

Esa noche, puntualito a las 7, estaba en la casa de la familia García Ortíz, es decir, la familia de don Andrés y doña Paz, padres de mi compañero de grado Andrés y de la bella y hermosa Delmy, quien era la dueña de mis pensamientos y a quien, iba a mostrarle el disco para escucharlo juntos y bailar. Es que, nosotros teníamos esa costumbre de reunirnos todas las noches en esa casa, para escuchar música y bailar. En este grupo estábamos Paco Zepeda, Milo "Chirajito", algunas amigas de Delmy y por supuesto Andrés (quien no era muy dado al baile y prefería salir a la acera de su casa, a cantar con un su cancionero que tenía). Bien claro recuerdos tengo de esas bellas ocasiones en las cuales, bailando bien pagadito, cachetito con cachetito, bajo la luz de un foquito en la sala/dormitorio de esa casa, con el disco sonando en el pequeño tocadiscos Philips, disfrutábamos en plena inocencia de nuestra infancia bella, ufana, cristalina y llena de esperanzas e ilusiones. Yo, como siempre fui bien lento, aunque sentía un "gorgojeo" en mi estómago cuando ella me hablaba, aunque mis ojos brillaban de emoción al verla y mis brazos se "derretían" ante el leve roce de su cuerpo, nunca le dije nada a Delmy, y bien notable era que yo también le gustaba a ella pues, ella siempre me esperaba, siempre me escuchaba con atención y en los bailes de la escuela (ella iba a la Uriarte), jamás bailaba con otro joven si no era conmigo. A Delmy, nunca le dije nada, nunca la besé, nunca pues tuve el valor de "declarármele" y así, perdí la oportunidad de saber si ella me aceptaba o rechazaba...¡nunca lo sabré!

En la casa de esta familia, me sentía muy bien pues todos, principalmente doña Pasita me trataban bien y con cortesía, yo sentía que era apreciado y por eso, frecuentaba cada noche esa casa, esa casita que era la última del lado izquierdo de la calle del mercado, rumbo a las líneas del tren, que pasaba por las casas de la familia de don Salvador Flores, de la familia Hernández Segura, y que estaba precisamente a la orilla de las líneas del tren, es decir, yo me atravesaba el pueblo prácticamente, cada noche para ir a ver y platicar y bailar con Delmy. En otras ocasiones, nos íbamos a la casa-tienda de la mamá de Landi Valdez (que estaba enfrente del muro de la Finca La Polonia, a la par de la oficina de la Compañía de la Luz Eléctrica") pues Andrés era amigo de ellos.   

Resulta que esta mañana, aquí en la soledad del cuarto de hotel, me puse a escuchar música por internet y empecé a buscar "viejitas" y en una de esas, sonó esta bella canción que inmediatamente me hizo recordar esos bellos e inolvidables momentos de mi infancia que menciono en esta "Babosadita" y en los cuales, aparecen bellas y queridas personas que me ofrecieron cariño y a quienes ahora, al recordarles con nostalgia, les digo que aprecio mucho sus atenciones, que les recuerdo con cariño, y que deseo que su vida, esté plena de felicidad, de paz, de bonanza. Les llevo en el alma y muy difícilmente les voy a olvidar porque olvidar a personas bellas y buenas, es muy difícil, ¡ah... qué Difícil es!  

¿Y usted, querido/a hermanito/a, le recuerda algo esta bella canción? Espero que la disfrute.

Salú,

 
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Salí de la "Tierra Linda" en 1979 y siempre soñé y añoré con regresar y ver a la gente querida y a los lugares que me vieron hacer muchas cosas allá hace muchos abriles ya...